Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / España
 
 
ENCLAVE ÚNICO

El Palacio Real de la Magdalena de Santander, el histórico y elegante escenario de la serie 'Gran Hotel'

La ficción de Antena 3 ha puesto de moda el emblemático edificio que domina la entrada de la bahía de Santander, lugar que ha sido residencia real y que actualmente sirve a la Universidad Menéndez Pelayo.
 
Yon González y Amaia Salamanca frente al Palacio de la Magdalena

El Palacio Real de la Magdalena de Santander se alza imponente en la península que lleva su mismo nombre, frente a la isla de Mouro y en la entrada de la bahía de la capital de Cantabria. Su fama y belleza están fuera de duda, sin embargo la serie 'Gran Hotel' ha provocado un aluvión de visitas y ha puesto de moda un lugar tan bello como rico en historia.

La ficción revelación de la temporada en Antena 3 que protagonizan Yon González, Amaia Salamanca y Adriana Ozores rueda sus exteriores en el recinto palaciego santanderino, y pese a que el interior se graba en platós de Madrid, el interés turístico ha ascendido enormemente. Los excelsos jardines son de entrada libre, sin embargo, el interior del Palacio ha de visitarse solicitando cita previa en la oficina de turismo ubicada en los Jardines de Pereda. Los pases tienen lugar los lunes, martes y miércoles a las 11:00 y a las 12:00 horas.

La majestuosidad y belleza de la residencia de verano de la realeza


La historia del Palacio se remonta a principios de siglo y está vinculada a la Familia Real Española. En 1908 el Ayuntamiento de Santander comenzó la construcción de una residencia regia con la participación de todos los santanderinos por suscripción popular. El proyecto recayó en los arquitectos Javier González Riancho y Gonzalo Bringas Vega, quienes finalizaron el Palacio en 1912. El estilo del Palacio está catalogado como pintoresquismo ecléctico con una mezcla de estilo inglés y francés que dieron lugar a un original y hermoso edificio.

Palacio Real de la Magdalena de Santander

La Magdalena cuenta con un sótano; donde se asentaba el servicio y las cocinas; planta baja, donde se ubicaron los dormitorios, pabellón de invitados, los comedores, una inmensa terraza, un salón de fiestas y salas para las audiencias del Rey; una planta principal donde se encontraban los aposentos de la Familia Real y el despacho de Su Majestad, entre otras estancias.

Tras ser amueblado en 1913, la Familia Real, encabezada por el Rey Alfonso XIII y la Reina Victoria Eugenia llegó el 4 de agosto de ese año para pasar sus vacaciones estivales junto a sus hijos, entre ellos Don Juan, padre del Rey Juan Carlos I, costumbre que mantuvieron hasta el verano de 1930, último estío antes de la proclamación de la II República el 14 de abril de 1931.

El Palacio de la Magdalena, monumento histórico artístico


En los años veinte se crearon los Cursos Internacionales de Verano de Santander y en 1932 se fundó la Universidad Internacional de Santander, que celebró sus cursos en el paraninfo y en las antiguas caballerizas reales, que pasaron a ser ocupadas por estudiantes a partir de 1933. La Guerra Civil provocó que hasta 1949 no volviera la actividad a La Magdalena los Cursos de Verano de la Universidad.

Imagen nocturna del Palacio de la Magdalena de Santander

En 1977, el Conde de Barcelona vendió el Palacio al Ayuntamiento de Santander, que desde entonces disfruta de la propiedad del edificio y mantiene abierto al público los jardines que rodean la antigua residencia regia. En 1982, la residencia, ubicada en esta península de 28 hectáreas, fue declarada monumento histórico artístico y 11 años después comenzó una rehabilitación que finalizó en 1995 y que incorporó el Palacio de Congresos y Reuniones.

En la actualidad el Palacio Real de la Magdalena sigue siendo un referente de la ciudad cántabra que no se puede dejar de visitar, y es que unido a la citada majestuosidad con la que cuentan tanto el interior como el exterior del edificio se encuentran las impagables vistas sobre la bahía de Santander y las playa de El Sardinero, los Bikinis y de la Magdalena.
Guillermo Álvarez Corrales | 07 de Diciembre de 2011